Esa mañana lo esperaba con alegría. Cruzamos el río a caballo

Ya no tengo voz propia. Quizás nunca la tuve. Y, si realmente pensamos con honestidad en este tema, seguramente llegaremos a la conclusión de que eso que llamamos “opinión” no es más que el resultado que arroja un cierto motor de búsqueda que opera en nuestra mente, mediante algoritmos inescrutables (no compañeros lacanianos, no es la estructura del lenguaje, es algo más sutil), revisando toda la información que fuimos acumulando en nuestra vida, en esta tabula rasa llena de tachones que constituye, ni más ni menos, todo lo que somos.

Entonces, cuando en el devenir de un día cualquiera me enfrento, de forma voluntaria o no, al hecho de tener que opinar de un tema ríspido como la política, (con el agravante de contaminar ese inofensivo sustantivo con el vil adjetivo “argentina”) opera en mí un sentimiento opresivo y fuerzo toda mi capacidad mental (de por sí poco holgada) para lograr alguna síntesis de todas aquella ideas contrapuestas que fluyen desordenadamente en la sopa dialéctica de mi conciencia.

En este momento, cuando falta una nadería para la elecciones presidenciales, mi dolor metafísico se exacerba. No justamente por el clima (impuesto) de silencio casi absoluto, de debates inexistentes, de propuestas y sus contra-propuestas paupérrimas en el que pareciera que se sume actualmente la cosa pública. Mi déficit psicológico se hace patente en los (escasos) sitios donde el debate se materializa, incluso en su forma más cruda (cuando los intercambios de ideas mutan directamente a afrentas personales).

Ejemplo claro de estas especies de ágoras virtuales es la sección política de la lectora provisoria (sí, no me canso de citarla, es mi vademecum. Compréndanlo), donde la temperatura del ambiente trepa a niveles sólo superados por los generados en (oh, sorpresa) los debates futboleros (acontecidos en el mismo lugar, claro). Son contadas las ocasiones en las que supero mi angustiosa problemática y dejo mi opinión.

Pero últimamente ya no puedo.

Me auto-impongo una veda electoral.

Creo que perdí el ánimo de pensar esta realidad.

Sólo la puedo aprehender a través de otra mirada.

La literatura:

legarás este país; legarás tu periódico, los codazos y la adulación, la conciencia adormecida por los discursos falsos de hombres mediocres;… una ambición enana, un compromiso bufón, una retórica podrida, una cobardía institucional, un egoísmo ramplón;

les legarás sus líderes ladrones, sus sindicatos sometidos, sus nuevos latifundios, sus inversiones americanas,…, sus diputados serviles, sus ministros lambiscones, sus fraccionamientos elegantes, sus aniversarios y sus conmemoraciones,…

Esto es México, esto es Argentina, esto somos nosotros. Gracias Carlos Fuentes, por matar a tu Artemio Cruz para que comprendamos un poco más todo esto (y para que disfrutemos del placer de la mejor literatura).

Anuncios

8 comentarios en “Esa mañana lo esperaba con alegría. Cruzamos el río a caballo

  1. Ángel, “creo que perdí el ánimo de pensar esta realidad”. A mí me ha pasado tantas veces! Pero sin que uno se dé cuenta, de golpe vuelve el ánimo y uno se encuentra otra vez pensando la realidad, intentado encontrar la punta o las puntas del ovillo.
    Es cierto, algunas reflexiones sólo son posibles a través de la ficción, dijo alguien por ahí…
    Ah, la literatura…

  2. No imagina Ud. como entiendo y comparto su desolación y desagrado.
    Para los que venimos a esta ciudad desde otras culturas al principio nos causa gracia ver los gritos e insultos y el desrespeto con que se tratan mutuamente en Buenos Aires.
    Luego nos comenzamos a molestar con el tuteo y el ninguneo maledicente con que se trata cualquier tema, persona o situación. Lleva mucho esfuerzo mantener la ecuanimidad y el respeto.
    Pero creo que vale la pena el esfuerzo.
    Puedo entender el desprecio y malestar que sienten por los políticos y la clase dirigente.
    Pero no logro comprender como habiendo tanto talento hay tan poco compromiso por cambiar la realidad de un país y una ciudad que no está ni mejor ni peor que las mejores del mundo (leí una nota al respecto de Beatriz Sarlo este domingo).

    Creo que lo que nos rodea es consecuencia de décadas de cultura de la destrucción sistemáticamente aplicada.
    Lograr un cambio llevará generaciones. Y tengo esperanza, pues veo a muchos tratando de lograrlo.

    La paciencia e identificación de problemas reales son la clave.

    Creo con firmeza que no tenemos derecho a la desesperanza y que nuestra desolación nace de nuestra soledad y el aislamiento al que equivocadamente nos sometemos.

    Como dicen los uruguayos vamo arriba!!! Cualquier esfuerzo, hasta el más pequeño es necesario, indispensable, pues formamos un sistema que sin nosotros estará incompleto.

    Disculpe la intromisión.

    fraterno
    js

  3. Que gusto verlo por acá estimado Soriano.
    Como siempre su visión va más allá de lo expuesto.
    Comparto su opinión, vale la pena el esfuerzo para, al menos, intentar cambiar algo. Pero aun los mas talentosos sufren al luchar con esa inercia de la que habla, que subsiste de la última “década infame” que sufrió nuestro país (y casi todo el subcontinente, en realidad).

    Gracias por tus palabras

  4. “Creo que perdí el ánimo de pensar esta realidad.”
    Somos dos mi estimado Angel Eléctrico.
    Estoy muy desanimado, por eso mi fin de semana fue pasear, mucho sol y ver dos veces la última película de Robert Rodríguez, PLANET TERROR, bolazos, chicas y risas risas risas.

  5. Koba, Ángel, somos tres. Por eso el fin de semana me fui a Opendoor a mirar vacas y caballos, pero no pude porque había demasiados… ¡mosquitos!

    Hay que leerlo mucho a soriano, es esperanzador.

  6. Somos varios. Excelente. Enorme, me gustó muchísimo.

    Qué jodido se pone, qué difícil decir cualquier cosa cuando uno sabe que del otro lado están los colmillos.
    Más allá de las susceptibilidades propias, está demasiado difícil el clima, demasiado violento, irrespetuoso.

    No nos podemos permitir la desesperanza; no la vivo. Permítaseme que viva el resguardo.

    Abrazo fraterno para todos, queridos muy amigos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s