La suma de todos mis días

Los años suelen ser todos iguales, en apariencia. La vida, su vida, se parece a un espejo cóncavo que todo lo refleja hacia un centro. Y lo amplifica.

Enfrascado en la inútil empresa de descubrir el momento exacto en que todo comenzó (cuando empezaron a agitarse frenéticamente las líneas temporales, hasta ese momento monótonas, insulsas, que dirigían su existencia) se olvidó de eso que muchos consideran lo más importante.

Después, mucho después, cuando la sabiduría llegó sin posibilidad de usufructo, comprendió que siempre se comienza de nuevo.

Que ella no era más que su imagen en mil espejos, la suma de todos sus días.

infinito.gif

Mis ojos perciben otra vez
Imágenes retro
Así es la trama de este film
Tu propio reflejo
Imágenes retro – Soda Stereo

Anuncios

10 comentarios en “La suma de todos mis días

  1. ángel, ¿esto lo escribiste vos? Empezemos por ahí…
    Esta muy bueno, cualquiera sea la lectura que uno le haga. Yo, claro, ya hice la mía.
    Saludos!

  2. Sí estrella, es mi letra. Y tiene múltiples lecturas. Espero que la tuya sea optimista….

    Se me ocurrió esto de expresar (en prosa, claro) las imágenes que me producen ciertas canciones (y otros escritos). Espero no dejarme vencer por mi espíritu algo vago y seguir con esto, y espero que te siga gustando

    Gracias estrella, abrazos

  3. El talento que desborda en la Argentina me deja pasmado. Ando medio partido estos días trabajando por red en temas peruanos y al mismo tiempo tratando de reflexionar y pierdo el tiempo. Maravilloso texto que me ha dejado desconcertado pues cada vez que lo leo me voy por otras ramas.
    fraterno
    js

  4. Tiene tanta razón josé, a mí me pasa lo mismo, “me voy por las ramas”, pensando. Un deseo: que sigas escribiendo estos textos a pesar de tu “espíritua algo vago”, como decís vos.
    Acá esperamos (no te sientas presionado, claro).

  5. chico sodamaníaco, lindo tu blog.
    sí bueno, tu comentario en “el fantasma” es muy atinado, ocurre que si comentara todos los pies de página de lo que estoy diciendo tendría que escribir un libro, no un comment, jaja. te responderé aquí porque la proliferación de comments míos en el fantasma estos días ya sería invasiva.
    efectivamente (en uno de mis blogs precisamente hablaba ayer de “deícticos ideológicos”), siempre se habla desde algún lugar, y el humano es arrojado a una existencia que preexistía a él y que ya viene armada (la estructura precede al sujeto, diría lacan heideggereando). el punto es que precisamente el arte y el pensamiento “valederos” sirven para esclarecernos la armazón ideológica que llamamos la cultura (la mentalidad, dirían los historiadores de annales) para así liberarnos o al menos poder elegir liberarnos o no de lo que parece “natural” y en realidad es ideológico (es decir, cultural, en el sentido que aplica a estos términos bajtín). y si nuestra mirada sobre el mundo está determinada, enmarcada por decirlo así, por el mercado, pues una tarea de la filosofía es esclarecer que eso es marco y qué marco es. y el arte valedero, por su parte, al producir una desterritorialización de la experiencia (un extrañamiento, dirían los formalistas rusos), aguza la mirada, nos enseña a mirar de nuevo, a mirar de forma creadora (a enriquecer el ser, es decir, el sentido que damos a lo ente); es en este sentido en que concuerdo con lo que omar genovese afirma respecto de que el arte valedero habla siempre desde un no lugar: nos ilumina sectores no cartografiados aún del ser, terras incógnitas que habrá que aprender a nombrar, o a renombrar.
    un poco socrático-foucaultiano, pero bueno, el finca fichman es mal consejero.
    saludos!!

  6. Mara, admiro tu poder de síntesis, de transmitir tantas ideas (incluso ya vinculadas entre sí) en un pequeño párrafo.
    Sí, el arte (y el pensamiento) valedero pueden tener una utilidad. Ahora, y dejando de lado que mi aproximación a la filosofía dista de su perigeo, y que el estructuralismo ( y menos su abuso por Lacan) todavía no me convence, todavía no sé si es posible determinar el valor del arte… Amén de que tal vez un par de siglos de capitalismo como única verdad (vaya que es una armazón idieológica!!) hayan erosionado nuestra mirada del mundo y ese marco no sea más que el mercado en constante mutación, y el único sentido que damos al ente sea su transabilidad…
    Y de los malos consejeros, en especial los etílicos, siempre se aprende lo esencial de las cosas, el tema es recordarlo…
    Gracias por pasar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s