Carta abierta a los tesalonicenses

“Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas”.
1 Tesalonicenses 5:5

Mejor apuro el paso, creo que todos me están mirando medio mal. Qué me importan todos, ni siquiera el cura Valentín que a esta altura no debe tener mucha noción de la realidad después de ese moscato que se tomó atrás, antes, como siempre.

Esto de poner la cara para la primera lectura sólo se me puede pasar por la cabeza a mí, la verdad que estoy desesperado. Para colmo la carta a los tesalonicenses, la puta que los parió a los tesalonicenses. Por qué mierda no esperé unas cuantas semanas así me tocaba los hechos de los apóstoles, no sé, o la carta a Tito, eso la carta a Tito, así no tenía que estar repitiendo en voz alta, bah, en voz baja para no pasar papelones, mil veces sin que se me trabe la lengua primera carta a los tesalonicenses primera carta a los tesalonicenses primera carta a los tesalonicenses, sí, que los reparió a esos herejes difíciles de convencer, seguro que la próxima vez que me mande otra de estas me toca la segunda carta a esos griegos de mierda. No, otra de esta nunca más. Uhh, ahí está ella. Con todas las del grupo. No sigo ni en pedo, no pudo leer ni mi nombre… Están todos mirándome, la puta madre, tengo que subir a ese púlpito de mierda y dar la cara y leer la primera carta a los tesalonicenses, que nombre complicado la concha de mi hermana que hermosa que está, como siempre con el pelo nuevo, carré creo que se llama, que se yo, no importa. Y me mira, me está mirando, claro, como todos si estoy parado sólo frente a toda la iglesia. Pero ella me mira, y a mí no me sale una palabra de la boca, menos tesalonicenses, quién carajo me mandó a leer esto…

Bueno, creo que leí todo, no sé, por lo menos nadie se está cagando de risa, me voy a sentar al lado, la Jose se avivó y me hizo un lugar -el señooor llamó a sus discípulooos, los mandoooó de dos en dooos, es hermoooso ver…- Sí, voy y me le siento al lado.

Por favor esto no termina más –Tuuuu me has mirado a los ojos, sonriedoo has dicho mi nombreee, en la arenaaa, he dejado mi barcaaaa- que las parió viejas de mierda, que mal cantan, ahí viene, por fin, paz unos a otros, por Dios, un beso, sentirla un segundo, toda la semana esperando, ahí viene, y la forra de la Jose mira sonriendo, todos deben saber, no puede ser… la paz esté contigo, te quiero sos todo para mí te amo.

Nunca se lo voy a decir, nunca.

” No creerias las cosas
que he hecho por ella
cobardemente
pero sin vergüenza”

Soda Stereo

Anuncios

5 comentarios en “Carta abierta a los tesalonicenses

  1. El fluir de la conciencia en su máxima expresión, y desde un púlpito, enredado en palabras como “telanonicenses”. Pooobre.
    Y ella, cantando en la arenaaaaaa, he dejado mi barcaaaa. Pobre ella, también.
    Saludos, Ángel!

  2. Noooooooooo ¿cómo vas a renunciar a ella?
    Despuès de la lectura bajás, la encarás y le cantás
    “el Señor enseñó a sus discípulos, LOS MANDÓ DE DOS EN DOS” .
    La tomás de la mano y te la llevás afuera para reflexionar sobre la homilía del padre Valentín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s