La afición por balancearnos

Las convenciones (herederas del calendario gregoriano, ese símbolo del poder, ahora decadente, de la figura papal aplastando al gran César) nos empujan al estado de conciencia febril asociado a la completitud de una simple medida de tiempo. La finalización del año presenta un fenómeno inmanente, algo paradójico si se quiere: esa aceleración abrupta que nos obliga a la realización, en simultáneo, de innumerables actividades de variado tenor pero uniforme prioridad, cuando lo lógico (o al menos lo deseable) sería entregarnos a la voluptuosidad de la inacción justificados por el cansancio anual. Y es precisamente en este momento cuando hace su majestuosa aparición Su Excelencia “El Balance”.

Y este fenómeno alcanza su mayor intensidad en la nueva Roma, que no es una ciudad, ni siquiera una región (mucho menos la más transparente): en la virtualidad adictiva de los blogs. Esos infinitos recovecos de la Red que desnudan almas y visten rencores parasitaron nuestro tedio, obrando una transmutación milagrosa: despertaron nuestro sobreanestesiado interés.

Por eso, como balance de los hechos transcendentes de este año, me ciño a la (auto)referencialidad y propongo al fenómeno blog como la cereza de la torta, y me tomo el atrevimiento de hacer extensivo este dictamen a un gran número de personas que sé (o por lo menos intuyo) sufren de la misma adicción.

Porque mi nueva rutina (diaria, laboral, durante los fines de semana) no se define sin entrar a un cúmulo de sitios que, luego de un proceso de selección que nunca se completa, seducen mi imaginario y me obligan (a veces imperceptiblemente, casi siempre en forma directa) a alimentar mi propio espacio, esperando siempre la (buena) reacción de los otros, para que el ciclo se complete y el juego se potencie.

Gracias, entonces, a los que son parte de este relato. Muchos no lo saben, otros están al tanto. Pero todos (los que conozco y los por conocer) merecen desbordar el balance de este ajetreado año.

Ella es bailarina de la caja musical
Él es el peligro, ladrón de mi cerebro.
No quiero que me digas nada
Si es tan duro vivir como un duro.
Si corrés peligro con solo venir aquí
No me digas nada ladrón de mi cerebro
Ladrón de mi cerebro. Los Redondos

Anuncios

7 comentarios en “La afición por balancearnos

  1. Ja, tenés razón ángel. Parece casi inevitable. A mí me resulta más que nada divertido, aprovecho la excusa del fin de año para balances varios. Los balances más íntimos o personales, esos sos los bravos. Después llega un tiempo de calma chicha… y después a arremeter con lo que vendrá. No haya balance sin proyecto.
    Muy bueno el título: La afición por balancearnos!
    Un saludo!!

  2. No puedo hacer balance todavía, porque el inventario de bloggers va en aumento!
    Es increíble la cantidad y calidad de gente talentosa, cálida y creativa que he conocido en la red y que hoy se ha incorporado a mi vida diaria, enriqueciéndola.
    Un abrazo Angel!

  3. Matías, es un placer visitarlo y leerlo. A pesar de que el tiempo me es escaso siempre me hago un rato para pegar la recorrida diaria de las casas amigas. Llevo en esto muchos años y me maravillo viendo recovecos maravillosos, otras miradas… la inteligencia que me apabulla y a veces me paraliza. Sobre todo he encontrado, y no es poco, una tertulia amable donde la realidad se inmiscuye sin violencia, ni tampoco graves presiones.
    Nos ha amontonado el viento por estos rincones. Para conocernos y recorrer este trecho del camino tan obscuro sabiendo que siempre hay alguien que está.
    un abrazo fuerte, fraterno y agradecido
    js

  4. Mi mujer esta haciendo causa a la limeña y yo he preparado gravlax de salmón rosado con variaciones pues compré uno entero de 5 kilos. También haré en el horno de barro de mi suegro cinco truchas a la sal y dos enormes carrés de cerdo rellenos con ciruelas, manzanas, brie de normandie y cocinado en sidra. Tambien un seco de carne. Le dejo la receta del gravlax pues es sencilla y muy apetitosa:

    INGREDIENTES
    Pieza de salmón con piel
    Sal gorda (3 o 4 cucharadas por cada kilo de salmón)
    Azúcar (4 cucharadas por cada kilo de salmón)
    Un manojo de eneldo fresco
    ELABORACIÓN
    El salmón tiene que ser fresco y frío. Ponerlo con la piel boca abajo en un trozo de pergamino, retirar las espinas con unas pinzas. Mezclar la sal y el azúcar y espolvorear sobre el salmón. Aplastar un poco los tallos del eneldo y esparcirlo sobre la sal y el azúcar (no utilizar eneldo picado para poder retirarlas después con facilidad)

    Envolver el filete en el papel de pergamino con fuerza, envolverlo en papel transparente, colocarlo en una fuente, introducirlo en el frigorífico y dejarlo de 12 a 24 horas (contra más tiempo permanezca en la mezcla, más salado estará).

    Desenvolverlo, eliminar el líquido que haya podido desprender el pescado y limpiar la superficie de sal, azúcar y eneldo. A la hora de servirlo se recomienda cortarlo en filetes finos y servir espolvoreando eneldo picado por encima.
    una parte la usamos para ahumarla después, otra para hacer un ceviche(en realidad un tiradito) y el de frnte nomás como un fiambre acompañando huevos benedictinos con salsa holandesa. Una delicia mire. Levantaré una copa y el tenedor por Ud también.
    abrazo fraterno
    js

  5. Hace un rato pasé por acá y pensé: “No, mejor vuelvo mañana, y le dejo un saludo justo el 24”. Entonces me entró el mensaje que me dejaste y me gustó tanto, tanto, que corrí otra vez para acá. Veo que José agregó una receta (¡hace cinco minutos no estaba) de lo más tentadora.
    Angel, me gustó lo que me escribiste porque sentí tan mías esas palabras. Aunque mejor dichas por vos: tanto tiempo tratando de darle forma a esa ciclotemia, y vos, en cinco renglores, lo dijiste a la perfección.
    Te mando un gran saludo, que lo pases MÁS QUE BIEN. Una de las cosas que más celebro de este año que se va, es haberlos conocido a todos ustedes, los de mi círculo bloggero más próximo.
    ¡Hasta cualquier momento!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s