Eterno resplandor

En un primer momento no vemos bien. Algunos contornos superpuestos a otras figuras aun más oscuras e imprecisas. Hace frío pero es soportable. No estamos cómodos, se siente el cansancio en los gestos. Tampoco estamos solos, pero eso está en duda.
Transcurren varios minutos, quizás unos años, no lo sabemos (nadie lo sabe). Se oyen ciertos ruidos, por así decirlo, algo similar a un eco (aunque todos estamos muy quietos, ¿que sonido podría estimularlo?).
Hasta que, lentamente, con una suavidad que nos parece algo excesiva, comienza a dibujarse un triángulo (perfectamente escaleno, recordábamos tiempo después, en otra oscuridad tal vez distinta) de una luz muy tenue, apenas perceptible.
Pero ahí está, la posibilidad en toda su crudeza.
Inmediatamente, la certeza de la próxima (la misma) angustia.

O la desesperación de no poder regresar.

 

Anuncios

5 comentarios en “Eterno resplandor

  1. La insignificancia del ser o de cada pasaje (angustia) por la vida. Para mí el escaleno eterno es el orquestador del ciclo sin fin, voluntario o involuntario (nadie lo sabe)… planeado o aleatorio…

    Gran post!

    Saludos desde Lima!

    Galileus.

  2. Ángel, paso a desarte lo mejor para estas Fiestas y me llevo este texto redondo, que me deja con ganas de seguir leyéndote, como siempre.
    Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s