Lo que pudo haber sido (mientras esperaba la nieve)

Ese cristal acaso nunca alimente tus lágrimas
(aunque nunca broten para no ser negadas)
La fina tela que nos limita se vuelve opaca
(tu rostro mañana será urdimbre difusa, distante)
El tiempo es una abstracción de mentes inquietas
(el algortimo de tu ausencia)
Y me voy para poder contar esta escena
(congelada entre tus…)

(Piernas)

La luz brilla durante un limitado y brevísimo espacio de tiempo en el acto de vivir. Quizás sólo una decenas de segundos. Una vez se ha ido, si has fracasado en el intento de alcanzar la revelación que se te ofrecía, no tienes una segunda oportunidad. Y luego deberás pasar el resto de tus días dentro de una profunda soledad sin esperanza ni remordimiento. En este mundo del crepúsculo, la persona ya nunca podrá esperar nada. Lo único que poseerá serán los restos efímeros de lo que pudo haber sido.

Haruki Murakami
Crónica del pájaro que da cuerda al mundo. pp. 295-296.

Anuncios

Un comentario en “Lo que pudo haber sido (mientras esperaba la nieve)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s