Despedidas

Esa etapa fértil en palabras (que hablan pero nunca dicen).

Tan sólo un segundo en la eternidad de nuestra memoria.

Aquella tenue luz que permanece (amplificada por algún recuerdo).

El vacío que busca cualquier pretexto.

Toda excusa o consuelo (y la velocidad del tiempo).

(O lo que este ángel imaginó ser)

Hoy se termina.

Gracias!

Ella podría haber encontrado un modo de seguirle, también es verdad, pero eso no era más que un sueño, aunque él no lo sabía, ni sabría nunca, lo que ella sentía.

Thomas Pynchon. Contraluz

Anuncios

3 comentarios en “Despedidas

  1. ángel, ¿puede ser un… “hasta pronto”?
    Por vos conocí a Pynchon, conocer en el sentido de que realmente no tenía idea de quién era, pude leer un par de textos bajados de internet y en poco tiempo me embarco en la aventura de leer El arco iris… (¡sí, lo conseguí finalmente!). Primero tengo que terminar otras de tus lecturas 2009, el genial La montaña mágica.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s